Madrid participa en una campaña intensiva de medición de niveles de ozono

La ciudad ha instalado nuevos equipos para estudiar comportamientos y causas de este contaminante secundario.

El aumento de O3 troposférico hace necesario un esfuerzo mayor para identificar medidas eficaces contra la contaminación.
El aumento de O3 troposférico hace necesario un esfuerzo mayor para identificar medidas eficaces contra la contaminación.

Redacción. El Ayuntamiento de Madrid está participando en una campaña intensiva de medición de ozono troposférico y sus agentes precursores en el área de Madrid. El objetivo de esta acción es obtener información de las causas que generan los episodios de contaminación fotoquímica que provocan las superaciones de los valores de ozono O3, así como conseguir información de las contribuciones de diferentes fuentes a la generación del O3 troposférico. Esta toma de muestras servirá de base para identificar medidas eficaces y rentables que reduzcan la contaminación fotoquímica y detectar posibles lagunas de información o de conocimiento que sería necesario cubrir en el futuro.

Liderada por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IDAEA-CSIC) con la colaboración de otros institutos de investigación y la participación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid, esta campaña que se está desarrollando durante el mes de julio, consta de tres actividades:

Interpretación de la variabilidad espacial de las concentraciones de O3
Se han instalado un total de 200 dosímetros de ozono y 200 de dióxido de nitrógeno (100 de cada contaminante, por campaña) distribuidos entre el municipio de Madrid y otras zonas de la Comunidad de Madrid, con especial interés en el norte de la Comunidad debido a los frecuentes incumplimientos de los umbrales de O3, sobre todo en verano.
Estas medidas se complementarán con las obtenidas en las estaciones de las redes de vigilancia del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad de Madrid.

Interpretación de la variabilidad temporal con alta resolución de los niveles de ozono, otros contaminantes fotoquímicos y precursores
Se han instalado equipos de medición en dos emplazamientos urbanos de fondo de la ciudad de Madrid: en el CSIC (Instituto de Ciencias Agrarias) de la calle de Serrano, 115, y en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), de la Ciudad Universitaria, para la medición de: óxidos de nitrógeno, ozono, partículas PM10, PM2.5, carbono negro y partículas ultrafinas.
También se cuenta con el apoyo y participación del Instituto de Salud Carlos III (Laboratorio Nacional de Referencia de Calidad del Aire) y sus equipos de medición y laboratorios ubicados en el municipio de Majadahonda.
Asimismo se dispone de una unidad móvil de la Universidad de Marsella para la medición de compuestos orgánicos volátiles en tiempo real y la medición granulométrica de partículas ultrafinas en el rango 10-800 nm.

Estudio de la variabilidad vertical de los valores de concentración de O3 y partículas ultrafinas
Los perfiles se van a realizar desde el 11 al 14 de julio en la localidad de Majadahonda, para lo que se están utilizando globos cautivos hasta una altura de 1000 metros sobre la superficie. En esta actividad se cuenta con la colaboración de la Universidad de Hanyang (UH), de Corea del Sur, que proporciona y opera equipos miniaturizados y sensores de O3 y mini-aethalometros para la medida de carbono negro.

Junto con el Ayuntamiento de Madrid, participan en esta iniciativa IDAEA-CSIC, que lidera la misma, MAGRAMA, Comunidad de Madrid, CIEMAT, ISCIII (Instituto Salud Carlos III), CNRS-Univerity Aix Marseille, IFQR CSIC, Hanyang University, South Korea, Universidad de Zaragoza (CUD), CEAM, Universidad País Vasco, Universidad Politécnica de Madrid, Ecologistas en Acción, Birmingham University, BSC, Barcelona Supercomputing Centre, LAO-IC3, AEMET y AirModus.

En la actualidad, se ha convertido en una necesidad profundizar en los causantes del O3 troposférico. La contaminación fotoquímica es un tema de gran relevancia ambiental en España debido a las características climáticas y geográficas de la región Mediterránea. Los sub-productos de este tipo de contaminación son muchos, pero a destacar son el ozono troposférico (O3), las partículas secundarias (nitratos, sulfatos y compuestos orgánicos secundarios), y la generación de procesos de nucleación de partículas ultrafinas.

La disminución de los niveles ambientales de ozono es un reto de difícil solución debido a su origen, que puede ser local, regional o transfronterizo, y la complejidad de las reacciones que dan lugar a su formación. Esta gran complejidad relativa a otros contaminantes ha dado lugar a que no se observe una mejora neta ‘suficiente’ tanto en España como en Europa, mientras que en contaminantes primarios específicos como SO2 y CO, o bien en las PM10 y PM2.5 la mejora es muy evidente. Así, la última evaluación de calidad del aire en Europa (EEA, 2015) expone que, aunque se observa una tendencia a disminuir los valores de concentración en los últimos años, el problema de los episodios de O3 es más acentuado en el sur de Europa que en el norte y centro.

El ozono (O3) troposférico es un contaminante secundario, ya que no es emitido directamente por ninguna fuente, y fotoquímico, pues se forma con la intervención de la luz solar en presencia de otros contaminantes primarios como los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles. Es además, un contaminante perjudicial para la salud al ser un gas irritante para las vías respiratorias y, por sus características, de muy difícil predicción en lo que se refiere a su evolución. Para que se forme ozono deben presentarse condiciones de alta insolación y temperatura, por lo que los niveles más altos se dan en verano.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.