Rasca, un pollo de buitre negro de la Sierra de Guadarrama que puedes seguir online

El objetivo es estudiar los movimientos del ave, como ya se hizo en 2014 y 2015 con 'Brisa' y 'Risco'.

Momento en el que se está preparando a 'Rasca'.
Momento en el que se está preparando a ‘Rasca’.

Redacción. A primeros de julio se ha procedido al anillamiento de ‘Rasca’, el pollo de buitre negro seguido en directo desde hace meses a través de una webcam situada en el Valle de Lozoya, dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. ‘Rasca’ fue extraído del nido con el máximo cuidado por Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid para su posterior marcaje por anilladores expertos de SEO/BirdLife. La tarea facilitará su seguimiento durante sus años de vida. Además, las muestras de sangre extraídas permitirán conocer el sexo del ejemplar y otros parámetros relacionados con su estado de salud. Se puede seguir a través de la webcam del Parque Nacional

Anteriormente ya se había realizado un experimento parecido con ‘Brisa’  y ‘Risco’. Dos pollos de buitre negro seguidos por webcam en 2015 y 2014  también en el Valle de Lozoya,  fueron anillados y uno de ellos (‘Risco’) fue equipado con un emisor GPS que aún hoy nos proporciona valiosa información sobre sus movimientos. Se pueden seguir todos los movimientos de este ejemplar y otras muchas especies de aves marcadas con transmisores en www.migraciondeaves.org

VALLE LOZOYA PPLNO FLORES
Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

La observación del nido de buitre negro mediante una webcam es un proyecto de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, que cuenta con la colaboración de SEO/BirdLife. Desde hace 20 años se lleva a cabo el seguimiento continuado de la colonia de buitre negro de Rascafría, en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Alto Lozoya, incluida en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Esta colonia es una de las más importantes del mundo ya que acoge alrededor del 5% (112 parejas) de la población europea de la especie. Es además uno de los asentamientos con mejor seguimiento,  suma dos décadas de trabajo que han dado sus frutos: la población se ha recuperado notablemente desde las 24 parejas censadas en 1989 a las 112 actuales.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.