La Policía Nacional desarticula un taller clandestino de reparación de smartphones

Se ha intervenido material valorado en 2.500.000 euros y cinco personas han resultado detenidas. Además, se han incautado más de 18.000 pantallas de teléfonos móviles falsificadas y maquinaria industrial para el embalaje y la reparación de los terminales.

 

Los arrestados utilizaban locales para comercializar terminales reparados.
Los arrestados utilizaban locales para comercializar terminales reparados.

Redacción. Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco personas como presuntas autoras de un delito contra la propiedad industrial. Uno de los arrestados disponía de un taller clandestino, instalado en el interior de un inmueble en el barrio de Usera, donde diariamente se elaboraban una importante cantidad de pantallas falsificadas de smartphones de las principales marcas. El material intervenido se estima que tendría un valor en el mercado de 2.500.000 euros.

La investigación comenzó hace pocos meses cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo organizado especializado en la fabricación y distribución a locales abiertos al público, de pantallas y componentes de telefonía móvil, con los que obtenías importantes beneficios económicos.

Tras varias gestiones, los agentes pudieron comprobar que los arrestados contaban con varios inmuebles, situados todos ellos en la misma finca, y que uno de ellos estaba siendo utilizado como taller clandestino de reparación de terminales de telefonía de última generación, de forma irregular y sin respetar la normativa de protección de la propiedad industrial existente en nuestro país.

Además, los investigadores pudieron comprobar que los arrestados utilizaban varios locales para comerciar con esos smartphone ya reparados, obteniendo numerosos beneficios económicos especialmente por el ensamblaje de pantallas en los terminales.

Por todo ello, y con el preceptivo mandamiento judicial, los agentes realizaron la entrada y registro en el inmueble y constataron la existencia del taller clandestino. Las distintas actividades desarrolladas en la vivienda se encontraban perfectamente separadas y diferenciadas por estancias, cada una de ellas dedicada específicamente a la fabricación, embalaje, reparación, o almacenamiento de los productos de telefonía móvil que más tarde saldrían al mercado. Allí localizaron 18.000 pantallas de telefonía móvil y maquinaria para el embalaje y reparación de dichos dispositivos. El valor en el mercado de todo lo intervenido se estima que supera los 2.500.000 de euros.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras y ha contado con la colaboración de agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, todos ellos pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.