Madrid implanta cláusulas éticas de comercio justo para los contratos y concesiones

Carlos Sánchez Mato firma la instrucción, que permite avanzar en la estrategia de la contratación pública responsable.

El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato.
El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato.

Redacción. El Ayuntamiento apuesta por la contratación pública responsable con la incorporación de cláusulas éticas de comercio justo en los contratos y concesiones municipales. El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha firmado esta semana la instrucción que permite avanzar en la estrategia de introducir criterios sociales, ambientales, éticos y de innovación para el Ayuntamiento, los organismos autónomos y las entidades municipales.

A partir de ahora la cláusula ética de comercio justo deberá incluirse en licitaciones de contratos, otorgamiento de concesiones, autorizaciones y negocios jurídicos patrimoniales en régimen de concurrencia celebrados por el Ayuntamiento de Madrid, sus organismos autónomos y las entidades municipales que tengan por objeto los servicios de hostelería y restauración.

La instrucción se centra en la contratación pública relativa a restaurantes, cafeterías, comedores y otros servicios de comidas (catering), máquinas expendedoras y suministros de productos de alimentación. En las adjudicaciones y autorizaciones de este ámbito las cláusulas de comercio justo serán un criterio de adjudicación.

Los productos de comercio justo incluidos son café, té y otras infusiones, azúcar, caramelos, galletas, crema de cacao, cacao instantáneo, cacao puro, bombones, tabletas y barritas de chocolate. Se trata de los productos de comercio justo para los que existen garantías de suministro, es decir, que se comercializan en una cantidad suficiente para cubrir las necesidades de un contrato municipal.

Incorporación de las cláusulas de comercio justo
En septiembre del pasado año, el concejal de Economía y Hacienda modificaba la Instrucción 3/2012, que establecía medidas sobre la contención del gasto en la contratación municipal, dejando sin efecto la obligatoriedad de que el precio más bajo determinara la elección de la empresa que prestaría los servicios públicos cuando se utilice más de un criterio de valoración.

Ahora la novedad, con la firma de la instrucción de cláusulas éticas esta misma semana, es la obligatoriedad de incorporar dichos criterios de comercio justo en los procedimientos de licitación contractual y no contractual de una forma homogénea y estructurada.

El Área de Economía y Hacienda ha requerido la participación de todas las áreas de Gobierno, distritos, organismos autónomos y entidades del sector público para redactar la instrucción. Y también ha mantenido reuniones con las ONG de comercio justo, nacionales y europeas, y entidades de la economía social para incluir todas aquellas observaciones que aportaran mayor claridad a dicha disposición. Además, los técnicos municipales han recibido una acción informativa.

Las certificaciones sobre comercio justo mencionadas en la instrucción incorporan la norma ISO 17065 FLOCERT, etiquetas Fairtrade o WFTO reconocidas a nivel internacional o cualquier otra semejante.

Para facilitar la aplicación de la disposición se ha incluido en la misma un recopilatorio de cláusulas de comercio justo y responsable a modo de guía de implantación.

Comercio justo
El comercio justo pretende contribuir a un desarrollo más sostenible ofreciendo mejores condiciones a los productores locales. Se establecen precios mínimos y se buscan garantías de respeto a los derechos humanos y condiciones laborales dignas de los fabricantes y trabajadores.

Se enmarca en los Objetivos del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, cuyo Objetivo 17 de la Cumbre de Paris 2015 instauró “fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible, incluyendo dentro de una de sus acciones la contratación pública responsable”.

También el Parlamento Europeo recoge el concepto en su Resolución sobre Comercio Justo y Desarrollo 2005/2245 como “un instrumento importante para la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible, garantizando un acceso estable y sostenible al mercado europeo y aumentando la sensibilización de los consumidores y considerándolo como instrumento válido para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

Contratación pública ética y responsable
La instrucción aprobada esta semana se enmarca en la estrategia del Gobierno municipal de introducir criterios sociales, ambientales, éticos y de innovación para el Ayuntamiento, los organismos autónomos y las entidades municipales. Está previsto seguir avanzando en la contratación pública responsable.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.