Dos estudiantes procedentes de univesidades madrileñas en la semana académica de Airbus en Holanda

Una estudiante de la Universidad Politécnica de Madrid y otro de la Universidad Carlos III, en la primera edición de la Airnovation Summer Academy.

Estudiantes del máster de aeronáutica organizado por Airbus.
Estudiantes del máster de aeronáutica organizado por Airbus. / Foto: Roy Borghouts. 

Redacción. Rebeca Muñoz Bernal, estudiante de la ETSI Aeronáutica y del Espacio, comparte una semana en TU Delft con jóvenes de todo el mundo, en la primera edición de la Airnovation Summer Academy organizada por Airbus para enfrentarse al desafío de la innovación.

Airnovators. Así es como han bautizado a los 40 jóvenes seleccionados para la primera Airnovation Summer Academy, que se ha celebrado en TU Delft (Holanda) en busca de una nueva generación de ingenieros apasionados por lo aeroespacial. Esta iniciativa del grupo aeroespacial Airbus aúna talento e innovación, capacidades/aptitudes que los estudiantes han demostrado con la resolución de un problema real de la industria. En este caso, el reto planteado era el desarrollo de una start up de sistemas aéreos no tripulados innovadora y de base tecnológica dispuesta a cambiar el mundo, eso sí, teniendo en cuenta limitaciones técnicas y empresariales.

Rebeca Muñoz, estudiante de último curso del Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica (MUIA), especialidad de aeronaves, en la ETSI Aeronáutica y del Espacio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), consiguió una de las ansiadas plazas para participar en esta peculiar academia de verano, que combina dinámicas de trabajo de grupo con sesiones de inspiración impartidas por los líderes de la compañía y actividades de ocio junto con los compañeros de 17 nacionalidades distintas (paseo en barca por los canales, visita al ciber zoo, barbacoas…). En este entorno, cualquier momento es susceptible de utilizarse para aprender y compartir experiencias, incluso las cenas o los trayectos en bici, su transporte habitual durante estos días. “El ambiente ha sido inmejorable, una semana intensa, divertida, útil y muy recomendable, rodeada de gente con ganas de aprender, trabajar y pasarlo bien”.

Como el resto de participantes, fue seleccionada por su perfil académico, su currículo y la aportación que haría a la academia de verano, que presentó en un vídeo en el que también expresaba claramente entusiasmo por la innovación y su visión para el futuro del sector aeroespacial.

En el equipo de Rebeca había otro español procedente de la Universidad Carlos III de Madrid. También un chico de Singapur, un

Uno de los grupos del curso
Uno de los grupos de la primera edición del Airnovation Summer Academy. / Foto: Roy Borghouts. 

Airnovation Summer Academy

marroquí que estudia en Nantes, un joven procedente de Hamburgo, una chica india que estudia en Georgia, un italiano que estudia en Toulouse y otra joven china que se forma en Cranfield. Este crisol de nacionalidades y acentos ha enseñado a Rebeca cómo trabajar en un equipo internacional y lo importante que es la colaboración de todos y hasta lo difícil que puede resultar a veces entenderse incluso teniendo el inglés como idioma en común. “Pero la relación con mis compañeros ha sido excelente, hemos aprendido mucho ayudándonos unos a otros”, afirma.

Aunque su equipo no resultó el vencedor el día de la presentación final de la propuesta de negocio en la que han trabajado, con la que debían convencer a un supuesto grupo de inversores, participar en un proyecto tan exigente ha sido un gran complemento para sus estudios. “Me han enseñado que siempre hay que ponerse en el lugar del cliente para pensar como lo hace él y darle lo que necesita”. Una máxima que le será muy útil en breve, puesto que en septiembre presentará el Trabajo Fin de Máster y superada esta formación el título de Máster Universitario en Ingeniería Aeronáutica por la UPM le habilita para el ejercicio de la profesión regulada de ingeniero aeronáutico.

El objetivo, por tanto, está cumplido. Rebeca ha incentivado su capacidad de innovación, se ha formado en conceptos relevantes para su futuro laboral (design thinking, product management, business model Canvas, industria 4.0.), ha desarrollado sus habilidades transversales y ha contactado con estudiantes y profesionales del sector (networking). “Además, me han transmitido valores como el trabajo en equipo, el respeto, la diversidad, el liderazgo, sin duda, ha sido una gran oportunidad”, concluye.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.