Un estudio del hospital Gregorio Marañón indica un nuevo factor de riesgo de caídas en ancianos ingresados

El trabajo analiza la frecuencia de hiponatremia, o bajo nivel de sodio en sangre, como uno de los factores de riesgo de caídas en la población mayor de 65 años hospitalizada.

FOTO_002_WEB ALTA
Dirigido por Carmen Lobo Rodríguez, supervisora de la Unidad de Enfermería del Centro de Especialidades de Moratalaz.

Redacción. El Hospital Gregorio Marañón ha realizado un estudio que analiza la frecuencia de hiponatremia, o bajo nivel de sodio en sangre, como uno de los factores de riesgo de caídas en la población mayor de 65 años hospitalizada. El trabajo demuestra que existe un 3,7% más riesgo de caídas en estos pacientes por lo que valora la necesidad de incluir la determinación de sodio dentro de las estrategias de prevención de caídas de ancianos.

En España donde aproximadamente el 30% de las personas mayores de 65 años se cae una vez al año y, de éstas, un 50% se vuelve a caer durante ese año, y teniendo en cuenta que las caídas son más frecuentes en los mayores hospitalizados, es especialmente importante conocer los factores de riesgo que pueden provocarlas.

El estudio, ‘Prevalencia de hiponatremia en pacientes mayores de 65 años que sufren caída intrahospitalaria’, que ha sido publicado en la Revista de la Sociedad Española de Nefrología, demuestra que la hiponatremia es un factor de riesgo de caídas en estos pacientes, concretamente aumenta en un 3,7%. Por ello, además, se señala la importancia de valorar la inclusión de la determinación de sodio dentro de las estrategias de prevención de caídas de ancianos.

La hiponatremia aguda es un bajo nivel de sodio en sangre y cursa con letargia, confusión, inestabilidad en la marcha, deterioro cognitivo y pérdida de consciencia. Esta afección en la actualidad no está incluida en la Escala de Valoración de Riesgo de Caídas de Dowton, la más utilizada por los hospitales de nuestro entorno, por lo que se hacía necesario determinar si era un factor de riesgo a valorar e incluirlo sistemáticamente en los protocolos de prevención de caídas de los centros sanitarios.

Las conclusiones de esta investigación del Hospital Gregorio Marañón, que se ha llevado a cabo en 206 pacientes de ambos sexos, mayores de 65 años y hospitalizados, demuestran la necesidad de realizar una valoración del paciente de modo que se pueda hacer un diagnóstico diferencial que indique si los síntomas y factores de riesgo que presenta el paciente son derivados de un estado de hiponatremia o son debidos a otros motivos.

Dirigido por Carmen Lobo Rodríguez, supervisora de la Unidad de Enfermería del Centro de Especialidades de Moratalaz, este trabajo ha contado con la participación del nefrólogo Alberto Tejedor Jorge, así como de otras profesionales del grupo de enfermería del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón. El estudio se ha desarrollado en las unidades de hospitalización de los servicios de Medicina Interna, Digestivo, Neurología, Geriatría, Ortogeriatría, Neurocirugía, Oncología Médica y Cardiología.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.