Madrid Agrocomposta ha recuperado más de 17. 500 kilos de materia orgánica para compostaje desde marzo

En esta experiencia han participado activamente colegios, redes vecinales, mercados, plataformas ciudadanas y asociaciones y cooperativas de la economía social y solidaria.

descarga
El primer mes se recogieron 1.069,30 kilos.

Redacción. Madrid Agrocomposta ha superado todas las expectativas: 17.514, 05 kilos de biorresiduos (restos de comida y plantas) recogidos en cinco meses. Se trata de la primera experiencia piloto de recuperación eficiente de materia orgánica con participación de redes ciudadanas, para su compostaje final en huertas de proximidad de la mano de agricultores agroecológicos. Además de las cantidades recogidas, destaca el bajo porcentaje de impropios, solo el 0,2 por ciento del total, gracias a los talleres de formación ambiental y social que se han impartido en los puntos de recogida.

El proyecto promovido por el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, coordinado por la Asociación Economías BioRegionales y con la colaboración de la plataforma Madrid Agroecológico y la Red de Huertos Urbanos Comunitarios (RHUM), ha contado con la participación de colegios, redes vecinales, plataformas ciudadanas y asociaciones y cooperativas de la economía social y solidaria.

Desde que se puso en marcha, el pasado mes de marzo, se ha ido incrementando mes a mes la cantidad de residuos orgánicos recogidos, desde los 1.069,30 kilos de marzo, pasando por los 1.355,15 kg de abril, los 3.608,40 de mayo a los 5.842 kg de junio. El pasado mes de julio, último del proyecto, la materia orgánica recuperada, 5.321 kg, fue algo inferior dado que los colegios participantes en esta experiencia se encontraban cerrados por vacaciones.

Lo que se ha reducido ha sido la cantidad total de impropios recogidos, es decir, etiquetas en las peladuras de las frutas, bolsas de plástico, bandejas de plástico, etc. Cuando se inició este piloto, el porcentaje de impropios era del 1,4 por ciento del total de residuos recogidos y al final del proyecto, en el pasado mes de julio, esta cifra cayó hasta el 0,1 por ciento. El total de impropios en estos cinco meses respecto al toda la materia orgánica recuperada (17.514,5 kg) ha sido del 0,2 por ciento, una cifra inferior a la que se produce cuando se utiliza el sistema de recogida de puerta a puerta, que denota la eficiencia del método y asegura la calidad de la materia tratada mediante compostaje en pequeñas huertas agroecológicas de proximidad. Esto ha sido posible, entre otros factores, por la formación ambiental con valores sociales que se ha impartido en los puntos de recogida de materia orgánica.

Hogares, mercados, comedores escolares y huertos urbanos
La participación ciudadana en la donación de materia orgánica ha partido de unos doscientos hogares, cinco grupos de autoconsumo, cuatro comedores escolares, puestos en los Mercados municipales de San Fernando y Santa María de la Cabeza, una fábrica de cerveza artesanal y un piso de acogida.

garbage-1260833_960_720Los puntos de recogida de restos han sido el Mercado de San Fernando (Embajadores­Lavapiés), el Mercado de Santa María de la Cabeza (Palos de la Frontera), los huertos urbanos comunitarios de La Tabacalera (Embajadores), Alameda de Osuna (Hortaleza), Antonio Grillo (Malasaña), además de los comedores escolares Luís Cernuda (Hortaleza), Siglo XXI (Moratalaz), Zaragoza (Hortaleza) y Esperanza (Canillas). También han participado en la recogida el piso de acogida de la asociación de inserción Olivar (Hortaleza) y una fábrica de cerveza artesanal (Vallecas).

Las toneladas de materia orgánica recuperada se han destinado a las huertas de proximidad El Chorrillo (Paracuellos del Jarama), El Bancal (Morata de Tajuña), la Huerta de Leo (Rivas Vaciamadrid) y Conciencia Grows (San Martín de la Vega).

Recuperación eficiente
La experiencia ha supuesto una innovación social y ecológica en la recuperación eficiente de restos de materia orgánica para su agrocompostaje final en huertas periurbanas de proximidad.

Este modelo de gestión de residuos orgánicos se realiza con éxito en otros países europeos, como Austria y Holanda. Sus beneficios son notorios: la reducción de emisiones y gases de efecto invernadero, una gestión de residuos más democrática y la reducción de costes derivados, así como el apoyo a sistemas locales más sociales y ecológicos de producción agraria y consumo alimentario.

El proyecto piloto puesto en marcha ha cumplido los objetivos de abrir nuevos nodos de recogida, así como de ir incrementando mes a mes la cantidad de residuos orgánicos recogidos, manteniendo una alta calidad de la materia orgánica recuperada con baja proporción de impropios.

Otro de los objetivos el proyecto ha sido compartir y difundir la experiencia piloto en otros municipios del Estado para que se sumen a la recuperación eficiente de materia orgánica con participación ciudadana para agrocompostaje.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.