El Fernán Gómez presenta Clandestina, dentro del ciclo ‘Pasión por el cabaré’

La obra está ambientada en España en 1928, hacia el final de la dictadura del general Primo de Rivera, y el cuplé es el hilo conductor de la pieza.

imagen-de-clandestina
Escena de La Clandestina.

Redacción. El teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa acoge del 9 al 13 de noviembre Clandestina, un montaje dirigido por Nacho Sevilla, con la dramaturgia y la creación de Cristina Bernal y el propio Nacho Sevilla y la interpretación de Cristina Bernal, Ángel Burgos y Nacho Ojeda. Clandestina es el segundo montaje que forma parte del ciclo Pasión por el cabaré, que comenzó en octubre con la Reina del Swing de Pía Tedesco y que terminará con Casi en Blanco y Negro de Alessia Desogus en diciembre.

El montaje está ambientado en España, en 1928, hacia el final de la dictadura del general Primo de Rivera. El cuplé es el hilo conductor de esta pieza, aunque también tiene clara influencias de la revista musical y de la música popular española de principios del siglo XX. Este espectáculo pretende rescatar la memoria de aquellas mujeres del cuplé y los incontables valores estéticos e ideológicos del cancionero frívolo, sin renunciar a la esencia canalla y divertida de este género tan nuestro.

Sobre la obra

Cartel de La Clandestina.
Cartel de La Clandestina.

La Bernalina, cupletista sicalíptica y exquisita, junto a su pianista Genaro, y Agapito “el mayordomo”, tiene por costumbre organizar fiestas clandestinas a las que invita a personajes ilustres de su época, los locos años 20 del siglo pasado. El espectáculo comienza invitando a los asistentes a participar de una fiesta clandestina aprovechando que ha terminado el evento oficial… En constante interacción con el público, que es un actor fundamental del espectáculo, la fiesta se desarrolla ambientando diferentes lugares a los que se huye, para evitar que la “autoridad” los descubra y censure este divertidísimo encuentro. Lo “prohibido” cobra protagonismo en esta fiesta en la que no falta el vicio, el juego, la sicalipsis y las canciones “indecorosas”. Pero en esta fiesta, los invitados (el público) se encontrarán con algo inesperado, que les proporcionará más de una sorpresa.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.