Centros educativos de Madrid: zonas libres de acoso

La declaración de Zona Libre de Acoso es un reconocimiento público para los centros que se comprometan a combatirlo, articulando medidas y protocolos. Se trata de evitar que se llegue a producir el acoso en todas sus formas posibles, formando un frente común con todos los miembros de la comunidad escolar.

_b0b0130_web
Presentación del proyecto Zona Libre de Acoso.

Redacción.El objetivo es erradicar el acoso escolar en las aulas madrileñas, implicando en la tarea a todos los miembros de la comunidad educativa. Los agentes tutores de la Policía Municipal de Madrid inician este curso su proyecto Zonas Libres de Acoso Escolar, que ya ha sido experimentado con resultados satisfactorios durante el pasado curso en dos colegios de la ciudad.

“Tolerancia cero al acoso. No podemos mirar hacia otro lado”, ha dicho el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, que ha presentado el trabajo de los agentes tutores en los recintos escolares. “Lo que está haciendo nuestra Policía es no mirar hacia otro lado, es una Policía que trabaja con la comunidad educativa, con los padres y las madres, los profesores y profesoras y el alumnado, siempre con una perspectiva de prevención”.

“El acoso escolar no desaparecerá hasta que se realice un frente común en el que estén incluidos todos los miembros de la comunidad escolar, hasta que todos, alumnos, profesores y padres, entiendan el acoso como algo inaceptable”, ha dicho Javier Gómez Gallardo, coordinador de los agentes tutores que desde hace quince años trabajan en la prevención, detección e intervención en situaciones de acoso, a través de charlas y actividades con alumnos, profesores, padres y entidades juveniles.

Para la Policía Municipal es fundamental la prevención, evitar que se llegue a producir el acoso al alumnado en todas sus formas posibles: acoso escolar físico o psíquico, ciberacoso, violencia de género, riesgos en las redes sociales, acoso por motivos raciales, políticos o religiosos, por discapacidad o rendimiento en los estudios, por el aspecto, etcétera. De ahí que el primer paso de este proyecto sea concienciar, sensibilizar, fomentar acciones de rechazo activo a cualquier indicio de acoso en las aulas y, en general, en la vida cotidiana de los menores.

No rotundo al acoso
Carteles con un rotundo “no al acoso escolar” se instalan en los colegios que participan en el proyecto, con el objetivo de que el lema se convierta en norma arraigada en los hábitos cotidianos de la escuela. Los carteles forman parte de la campaña de sensibilización de los agentes tutores llevan a cabo con los diversos colectivos de la comunidad educativa.

Presentación del proyecto Zona Libre de Acoso.
Presentación del proyecto Zona Libre de Acoso.

De las charlas, talleres y actividades ha de surgir una red de lucha contra el acoso escolar en la que estén especialmente implicados los menores, que son los primeros que pueden detectar que existe el riesgo de acoso contra uno de sus compañeros. Ellos tienen que tener una fuerte concienciación en contra del acoso y una actitud de rechazo absoluto que evite que el problema se inicie o se incremente.

“Si el acosador no tiene la convicción de que le van a secundar, de que sus actos van a ser tolerados, el acoso no llegará a producirse”, ha explicado Javier Gómez Gallardo.

Los agentes tutores son siempre un referente para los menores. A ellos se pueden dirigir los alumnos para consultar dudas o posibilidades y para solicitar su intervención cuando sea necesaria. Policía Municipal actuará para ayudar al niño o la niña que sufra el problema, orientarán a los padres y profesores y a sus compañeros. Y se ocuparán también del acosador y de sus padres, porque “en ocasiones una actuación de acoso puede estar enmascarando una necesidad de ayuda personal del que acosa”.

El centro educativo conseguirá la declaración de Zona Libre de Acoso después de que alumnos, padres y profesores cumplimenten una serie de tests y se valoren positivamente las medidas y protocolos que se hayan implantado en el centro para afrontar el problema. Esta declaración será un reconocimiento público para los centros que se comprometan a combatir el acoso.

“Esto no es una simple exposición de intenciones, sino que es un plan concreto que ya se ha validado en dos centros madrileños. Además, la declaración de Zona Libre de Acoso no se concede gratuitamente, sino que supone que están en marcha programas, protocolos, los mecanismos que garantizan que, si se produce un caso, el problema se va a afrontar, se va a solucionar lo antes posible”, ha explicado Javier Barbero.

Además el delegado ha añadido que “la Policía Municipal estará siempre pendiente para hacer que las medidas de prevención o intervención se cumplen. Todo para lograr el acoso cero en la comunidad escolar”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.